Mi técnica

Utilizo el papel absorbente de cocina como soporte para pintar

Trabajo el papel en forma completamente manual hasta lograr convertirlo en un lienzo

 

 

 

 

 

Utilizo herramientas propias

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Trabajo con materiales porosos y absorbentes como el algodón y las esponjas

Mi técnica consiste en 4 pasos: teñir, secar, montar y pintar

Teñir el papel significa «atrapar el agua».

El papel tiene un máximo de capacidad de absorción y eso determina la cantidad de pintura que puede retener.

En este proceso juego con el agua, por eso busco atraparla y con ella el color.

El  segundo paso es el secado.

En este proceso busco «conducir el agua», lo que me permite definir los contornos y las formas ya pintadas.

En este paso refuerzo el color y las texturas.

El montaje del papel consiste en separar el papel y prepararlo para la pintura final.

Este es un proceso delicado en el que se descubren los dos folios del papel.

Son capas muy finas de 1 milímetro de grosor.

En último paso es pintar el papel.

Dependiendo del resultado previo escojo la mejor técnica para pintar.

Utilizo pinturas acrílicas, crayones y  marcadores de colores, acuarelas, anilinas, aerógrafo, tintas, lápiz y carboncillo.

En promedio dedico entre 35 a 45 horas de trabajo en cada cuadro.